miércoles, 16 de diciembre de 2015

Se busca superhéroe

Con motivo del debate celebrado el pasado lunes entre el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, y el candidato Pedro Sánchez. Escuché de boca de este último que los políticos tenían en sus manos el poder de mejorar el país, haciendo alusión a que el actual presidente no había sabido utilizar ese don.
Me vino a la cabeza la frase que mi novia me dice cada vez que vamos al Fnac y me detengo a ojear los cómics en la sección de lectura - Qué infantil eres.
Desde niño he devorado las historias de superhéroes y actualmente, sigo disfrutando de ellas, ya sea en cómics, series  o en las numerosas producciones cinematográficas que siguen reventando las salas. Todos ellos utilizan sus súper poderes para salvar a la humanidad y poseen un honor inquebrantable que les hace únicos.
Recuerdo que Peter Parker vivía en la pobreza, haciendo fotos para el Bugle y cobrando las miserias que le daba J. Jonah Jameson. Spiderman podría haber utilizado sus habilidades especiales para robar bancos y enriquecerse, en su lugar hace gala de su honor y utiliza su don para ayudar a los demás.
Me pregunto por qué la población teniendo la oportunidad de elegir su propio superhéroe se empeña en elegir a aquellos que utilizan todo su poder para enriquecerse sin tener en cuenta los problemas de los votantes. Nos demuestran que ellos no dudarían un solo segundo en robar el banco gracias al poder que nosotros les otorgamos y aun así seguimos confiando en ellos.
¿Cómo no voy a querer ser infantil y escapar a menudo de un mundo en el que predomina la deshumanización y escasea el altruismo?
Estos dos últimos días, han sido continuas en los medios de comunicación las supuestas faltas de respeto que se profirieron ambos candidatos en el debate. Puede que se me tache de populista o maleducado viendo la sensibilidad que se respira en el ambiente estos días, pero me gustaría saber qué le diría una persona que ha sido desahuciada al “señor” Mariano Rajoy o aquella que ha sido afectada por el escándalo de los ERE al candidato Pedro Sánchez, el cual hace alarde de “sólo” cobrar 80.000€ anuales, seguro que lo más bonito que recibirían por parte de estas personas sería INDECENTE O DELEZNABLE.

Como diría Ska-P, basta ya de hipocresía, no nos llevemos las manos a la cabeza al escuchar los “improperios” propios de un convento que se lanzaron los dos líderes políticos y pensemos, razonemos y votemos con cabeza el día 20. Ahora el poder lo tenemos es nuestro y somos los responsables de elegir aquello con lo que nos sintamos identificados, pero parafraseando al Tío Ben “Un gran poder, conlleva una gran responsabilidad”.